RUSSIAN CIRCLES – Las apariencias engañan

Si uno ve la foto de estos 3 personajes, sin saber quienes son ni haber escuchado nada de su música, es muy probable que la primera impresión que se tenga pueda ser algo como “tela Mikaela, de la mezcla entre un mormón, un psicópata y un homeless, dudo que pueda salir algo bueno, y menos músicalmente”.

Este trío de Chicago (Russian Circles hace referencia a un ejercicio de patinaje usado en el hockey) catalogado como “post-rock/post-metal” (que no se que coño será), hace un metal instrumental que abarca un abanico de estilos cuando menos curioso y variado: guitarras que van de sonidos psicodélicos y/o melódicos a ritmos pesados de trash metal, baterías que pueden sonar tanto a jazz como a heavy, y bajos rítmicos o contundentes y básicos.

Esta amalgama se mezcla en sus temas con tal naturalidad y sencillez que cualquiera de ellos puede tener un
recorrido desde el metal pesado y discordante a suaves y delicados pasajes armónicos.

 

Discografía de Russian Circles

 

Russian Circles, banda formada en 2004, tiene 7 discos de estudio, a saber:

– Enter (2006)
– Station (2008)
– Geneva (2009)
– Empros (2011)
– Memorial (2014)
– Guidance (2016)
– Blood Year (2019)

Aunque tienen temas (o partes de ellos) que personalmente pueden llegar a resultar lentos o incluso sosos, la manera de enlazar las partes más melódicas o suaves con riffs pesados y baterías contundentes y complejas (y con un solo pedal), sorprende y provoca que a pesar de ser instrumental, su música sea rica, enérgica y muy recomendable.
Volviendo a los integrantes de la banda, merece destacar a 2 de ellos.

Mike Sullivan (el homeless), guitarra, llama la atención por sus composiciones dinámicas, sus elaborados riffs tocados con los dedos (tapping), técnicos e imaginativos loops y un gran control de la pedalera, algo que genera la sensación de que en la banda hay 2 guitarras y no una.

Dave Turncrantz (el tarado/psicópata), batería, es un jodido espectáculo agarrando las baquetas como si tocara en un grupo de jazz pero dando unas hostias del carajo con precisión, rapidez y pasión, utilizando un kit sencillo y básico, lo que da un gran valor a su fluidez y sonido.

Os dejo algunos temas para que juzguéis vosotros mismos, no sólo si el grupo y su música valen la pena, sino la calidad de los 2 mozos comentados y los sonidos que destilan.

Station:

 

Haper Lewis:

Death rides a horse:

Quartered:

 

 

Difunde nuestro credo!